A pesar de que ambos términos tienen grandes diferencias, se pueden complementar. ¿Por qué?, porque todo jefe debe ser un buen líder.

Muchas personas creen que ser un jefe y ser un líder es lo mismo pero no es así. Ambos términos tienen su propio significado y es importante saberlo en el mundo de los negocios.

Según en el diccionario de la Real Academia Española (RAE), ser un jefe significa: “Superior o cabeza de una corporación, partido u oficio”. En cambio, un líder: “Persona que dirige o conduce un partido político, un grupo social u otra colectividad”.

La gran diferencia entonces de denota en el trato hacia los demás, en ese tacto humano que siempre es importante tener en cuenta para la empatía. No se trata de ser robots, sino más bien de entender al otro y trabajar en equipo para lograr mejores frutos.

A continuación las diferencias de ser un jefe y ser un líder:

  1. Un jefe impone las reglas; un líder discute las reglas

Para un trabajo en equipo es más eficiente establecer reglas mediante discusiones y consensos, porque de esta manera cada integrante las reconocerá más rápido y se sentirá familiarizado. Imponerlas solo promueve al temor y/o rencor.

  1. Un jefe ordena, un líder motiva

La manera correcta de ganarse la simpatía y confianza de otros es motivándolos. Un líder enseña, cultiva esa sensación de voluntad y convencimiento. Un jefe en cambio trasmite presión, intimida, busca mantener una jerarquía notoria e impone su propio criterio sin escuchar a otros.

  1. Un jefe genera obligación, un líder genera compromiso

Un buen trabajo siempre será resultado de un gran compromiso. Eso lo genera un líder al transmitir interés hacia su equipo para que aprenda y se auto-supere. El jefe se encarga de que cada integrante cumpla con su deber, convirtiéndola casi en una obligación.

  1. Un jefe infunde miedo, un líder infunde confianza

Todos sabemos que el miedo no es un buen sentimiento cuando de negocios se habla, ya que genera desorden laboral y mental, además crea una atmósfera de tensión y preocupación para nada efectiva en el ámbito profesional. Un líder en cambio quiere lograr confianza entre el equipo y así obtener un trabajo óptimo en una atmósfera positiva.

  1. Un jefe conoce el funcionamiento de todo, un líder sabe hacer pedagogía de cada tarea, sabe enseñar

Es aquí cuando es necesaria poseer ambas características: el conocimiento y el tacto humano. Saber para enseñar.

A pesar de que ambos términos tienen grandes diferencias, se pueden complementar. ¿Por qué?, porque todo jefe debe ser un buen líder.